La inyección de relleno en general utiliza una mezcla de cemento/ceniza volante para adaptarse a las condiciones del suelo con resistencia a la compresión del orden de 1,0 N/mm2. Las mezclas pueden incluir arena, bentonita, etc., según sea necesario.  Se puede también introducir grava para rellenar los espacios vacíos grandes y/o para formar barreras de contención.

Usos frecuentes

Rellenos horizontales o inclinados de una o varias vetas
Cavidades abiertas o colapsadas
Cavidades secas o anegadas
Galerías y pozos mineros antiguos y a menudo ocultos

Proceso

Normalmente la inyección de volumen se lleva a cabo desde orificios primarios de inyección de lechada en una malla cuadrada con orificios secundarios y terciarios según sea necesario.

Ventajas

Reduce el riesgo de propagación de la cavidad que podría causar asiento o derrumbe en la superficie del terreno
Se pueden utilizar materiales de origen local para limitar los costes

Garantía de calidad

Keller tiene una vasta experiencia en inyección y mezclas de lechada, así como una amplia variedad de equipos que se adapta a todo tipo de limitación de accesos. Igualmente el proceso de inyección consta de un detallado registro continuo y automatizado de los distintos parámetros que componen el proceso.