El método Soilfrac® de Inyecciones de Compensación, patentado por Keller, es un método de inyección basado en los principios de fracturación hidráulica del terreno mediante la inyección de lechada de cemento. El fin es inducir movimientos controlados al terreno y así compensar movimientos incontrolados producidos por otras causas.

Inyección de compensación (Soilfrac®)

Usos frecuentes

Restauración de cimientos: Soilfrac® se utiliza para detener asientos en casos de terrenos de baja capacidad portante o bien donde es necesaria la elevación de estructuras
Elevación de estructuras: Soilfrac® resulta una técnica muy adecuada en la restauración de estructuras inclinadas respecto a la vertical. Se determina la velocidad de elevación en función del terreno existente así como de las condiciones del edificio
Protección de Estructuras: La técnica de las inyecciones de compensación o Soilfrac®, evita asientos predecibles durante las actividades de excavación de túneles urbanos o en la minería

Proceso

En los años 70 el método se mejora mediante la incorporación de tubos manguitos (TAMs), en los cuales se introducen los obturadores y se inyecta un volumen definido a través de las válvulas individuales. Esta secuencia se repite en varias fases de inyección para obtener la compensación del asiento de forma controlada.

Se trata de inyecciones múltiples de pequeños volúmenes de lechada que provocan mejoras de los parámetros del suelo en relación a su capacidad de deformación. Consiste en la instalación de tubos manguitos, mediante los cuales se realizan inyecciones en puntos definidos en el terreno controlando parámetros tales como: la geometría, caudal, volumen de inyección, viscosidad, relación agua- cemento, etc…

El Sistema Soilfrac® o de inyecciones de compensación consiste en:

  1. Instalación del tubo manguito e inyección de la vaina: El tubo manguito se coloca en la perforación anteriormente efectuada, rellenando el espacio anular entre la pared de la perforación y el tubo manguito con una mezcla de bentonita-cemento.
  2. Fracturación del suelo: Mediante la colocación de obturadores dobles, se independizan cada uno de los manguitos durante la inyección, con el fin de aplicar en cada tramo la presión necesaria para la fracturación.
  3. Inyección Múltiple: Los manguitos pueden ser inyectados una o varias veces, de acuerdo con los requisitos técnicos. Serán parámetros predeterminados según las características del suelo y del problema tanto el volumen de lechada, la presión máxima de inyección como la velocidad de inyección.

El sistema Soilfrac® consta de dos fases:

  • La Fase I o fase de Pretratamiento: mejora del terreno existente, mediante el rellenado de los huecos, incrementado las tensiones horizontales. En esta fase se consigue una mejora del terreno, que dependerá tanto del tipo del terreno tratado, como de la cantidad de lechada inyectada.  Debido a la mejora del terreno  y del incremento de las tensiones horizontales, se obtiene una reducción de entre un 25 a un 50 % de los asientos.
  • La Fase II o fase de compensación: se predetermina la cantidad de lechada a inyectar, así como el caudal de bombeo, con el fin de alcanzar la elevación necesaria o prefijada para resolver el problema.

Ventajas

No es invasivo, ya que se puede ejecutar desde pozos o túneles sin acceder a los edificios afectados
Se dispone de control e información precisos, en tiempo real, conectando a un sistema automatizado de monitorización

Garantía de calidad

Keller Cimentaciones ofrece soluciones integrales que combinan la inyección de fractura del terreno con la monitorización en tiempo real de las estructuras afectadas.

Nuestra vasta experiencia nos ha permitido desarrollar sistemas avanzados de perforación e inyección computarizados que integran el proceso de inyección de lechada y la monitorización en tiempo real. Se registran en tiempo real los datos de inyección, el control de deformaciones y asientos producidos.