CMM® es una técnica de refuerzo del suelo que combina una inclusión rígida CSC en la parte inferior y una columna de grava (vibrosustitución) en la zona superior.

Usos frecuentes

Evita el empleo de pilotes ya sea en zapatas o en losas de cimentación aumentando la capacidad portante de los suelos y disminuyendo su compresibilidad
Este refuerzo del suelo se utiliza en la construcción de viviendas, edificios comerciales, industriales, obras de ingeniería, terraplenes para carreteras, ferrocarriles, plataformas portuarias
La técnica se aplica a una amplia gama de suelos, incluidos los rellenos y suelos orgánicos

Proceso

Una vez completada y preparada la plataforma de trabajo, se emplaza el equipo y se  inicia el sistema de registro de datos. Generalmente se perfora hasta la profundidad de diseño mediante una herramienta de desplazamiento o un tubo de vibrado . A continuación se bombea el hormigón, mortero o lechada, a través del interior hueco de la herramienta y desde la profundidad de diseño hasta la cota requerida, realizándose al mismo tiempo que se extrae la herramienta de desplazamiento.

Una vez que la inclusión está colocada hasta el nivel estipulado, se ejecuta en la zona superior una columna de grava de forma que el vibrador de alimentación de fondo, sobre el que actúa una presión descendente penetra en el hormigón aproximadamente 50 cm (zona de solape), continuando con el desplazamiento del vibrador hacia arriba e introduciendo la grava en el terreno para expandir así  lateralmente la grava (zona flexible). La grava se introduce en el terreno en ciclos sucesivos.

Ventajas

Aumenta la capacidad portante de suelos débiles, incluso para cargas pesadas
Permite utilizar cimentaciones mediante zapatas convencionales para sostener estructuras sobre suelos compresibles
No es necesario descabezar los pilotes, y la zapata o la solera apoya directamente en las columnas de módulo mixto CMM®
La amplia resistencia al corte de la grava situada en la parte superior de la CMM® está diseñada para cargas horizontales y momentos flectores
En zonas sísmicas la parte de grava superior actúa como una bisagra plástica, con el fin de disociar los efectos de la inercia de los efectos cinemáticos
Reduce el asiento de manera efectiva (con un factor de reducción en el rango de tres a diez)
Es resistente a las fuerzas horizontales sin la instalación de una plataforma específica de transferencia de cargas (se adapta muy bien en zonas sísmicas)
Atenúa el efecto de punzonamiento de inclusiones bajo losas de cimentación, lo cual permite que ésta pueda calcularse como habitualmente con cargas uniformemente distribuidas, puntuales y dinámicas y con un módulo de rigidez homogeneizado y mejorado
Elimina el riesgo de dañar las inclusiones rígidas
En la mayoría de los casos es posible comenzar los trabajos de construcción inmediatamente tras la mejora del terreno
Genera una mínima cantidad de desperdicios

Garantía de calidad

Las columnas de modulo mixto CMM® son controladas antes, durante y después de su ejecución garantizando que la solución sea de la más alta calidad. Se pueden ejecutar una gran variedad de ensayos tales como:

  • Pruebas de campo para verificar los parámetros de producción de las columnas
  • Grabación y registro digital de los parámetros de ejecución
  • Ensayo de carga de la columna, pruebas de resistencia a la compresión del material de las columnas y verificación del diámetro de las columnas
  • El tipo y la frecuencia de las pruebas varían según la dimensión del proyecto y el contexto geotécnico.