Un muro pantalla o pantalla continua es un tipo de elemento de contención, cuya principal misión es contrarrestar los empujes del terreno y reducir su deformación; es una técnica habitual en la ingeniería civil.

La función principal de las pantallas es contener e impermeabilizar los paramentos de una excavación, sirviendo también para recoger las cargas verticales que les pueden transmitir otros elementos estructurales.

Las pantallas continuas constituyen una solución eficaz para limitar los movimientos del terreno, consecuentes de la excavación, reduciendo así el riesgo de daños a las construcciones próximas.

Usos frecuentes

Ejecución de sótanos en edificios
Aparcamientos subterráneos
Protección de obras amenazadas por la erosión de las aguas.
Obras de canalización para la regularización de los cauces de los ríos contra las crecidas y la erosión
Construcción de líneas subterráneas, túneles y excavación de grandes excavaciones en centros urbanos
Grandes obras industriales para la construcción de pozos, silos subterráneos
Construcción de muelles

Proceso

El primer paso para la construcción de una pantalla continua anclada es la ejecución de muretes guía, elementos de hormigón armado que garantizan la correcta alineación de la misma.  Sirven como guía de la máquina de excavación y ayudan a estabilizar las paredes de la excavación en su tramo superior. Los muretes se ejecutan excavando una zanja en la traza de la pantalla con una profundidad y ancho específicos para cada caso, encofrando los dos laterales de la excavación a la vez que dejando entre ellos el espacio para la pantalla y, hormigonando.

La excavación se ejecuta con maquinaria especial seleccionada según el tipo y características del suelo: para suelos blandos una cuchara bivalva, y para suelos duros una hidrofresa.

La excavación se realiza en paneles de distinta longitud, habitualmente entre 2,4 y 5 m, hasta alcanzar la profundidad de proyecto. En caso de desprendimiento de las paredes de la excavación, y con el fin de estabilizarlas, se usan lodos bentoníticos o polímeros.

Una vez alcanzada la profundidad de proyecto se procede a: limpiar el fondo de la excavación retirando cualquier elemento suelto; introducir en la excavación los tubos junta, la armadura de refuerzo y el tubo tremie; y al hormigonado del panel, de abajo hacia arriba, a través del tubo tremie.

Keller Cimentaciones ejecuta pantallas continuas de distintos espesores desde 450 a 1500 mm que pueden alcanzar profundidades de hasta 100 m

Ventajas

Estructuras flexibles capaces de resistir los empujes del terreno al deformarse
Elemento de continuidad estructural
Posibilidad de alcanzar grandes profundidades
No resulta necesario excavar ni rellenar el trasdós del muro, por lo que se produce una menor descomposición del terreno tratado y se evitan daños a estructuras adyacentes existentes
Ausencia de vibraciones y ruidos durante la ejecución de los trabajos frente a otras técnicas
Resistencia y estanqueidad frente a filtraciones de agua
Se pueden realizar recintos circulares
Posibilidad de ejecución tanto en presencia o no de nivel freático

Garantía de calidad

Keller Cimentaciones posee una flota de equipos especializados en excavación y construcción de muros, capaces de completar todo tipo de muros pantalla y elementos de capacidad portante (módulos portantes o LBE por sus siglas en inglés).