Los micropilotes son elementos de cimentaciones profundas, de sección circular y pequeño diámetro, de hasta 350 mm, con una alta capacidad portante a compresión, que transfieren las cargas al terreno en profundidad. De igual modo, los micropilotes pueden ser diseñados para soportar esfuerzos de flexión y cortante, e incluso de tracción.

Micropilotes

Usos frecuentes

Cimentación de obra nueva
Recalce de estructuras existentes
Paraguas de sostenimiento en túneles
Estabilización de taludes o laderas
Contenciones provisionales o permanentes (combinadas con arriostramiento provisional o permanente)
Mejora del terreno

Proceso

Los micropilotes Keller se perforan en el terreno al amparo de entubación metálica recuperable; se arman con tubería de acero de alta resistencia, perfiles o barras; y finalmente se inyectan con lechada de cemento o mortero para recubrir la armadura y conseguir una óptima adhesión al terreno.

La inyección del micropilote se realiza siempre por circulación inversa, esto es: bombeo de la lechada, fabricada en una batidora de alta turbulencia, desde la central de fabricación; inyección por el interior del tubo de la armadura hasta que la lechada sale por el extremo inferior de éste, asciende por el espacio anular entre el tubo y el terreno, y finalmente aflora en superficie arrastrando el posible detritus de perforación.

El sistema de inyección puede ser único (inyección global unificada, IGU), repetitivo (inyección repetitiva, IR), o bien repetitivo y selectivo (inyección repetitiva selectiva, IRS).  En los dos primeros casos la inyección se ejecuta desde la boca del tubo armadura inyectándose de forma simultánea todos los manguitos o válvulas de inyección distribuidos a lo largo del tubo armadura. En el último caso la inyección se realiza individualmente en cada uno de los manguitos.

Las capacidades mecánicas varían dependiendo tanto de las dimensiones del micropilote, de la armadura empleada, así como del perfil geotécnico del terreno. Se han ejecutado micropilotes de capacidades superiores a 200 Tn.

Ventajas

Técnica óptima en espacios reducidos y restricciones de altura, en cimentaciones profundas de difícil perforación, donde no se pueda utilizar maquinaria pesada o cuando se necesiten minimizar los efectos negativos sobre las estructuras existentes
Una de las grandes ventajas de la ejecución de micropilotes es su adecuación a cualquier tipo de suelo o roca, empleando diferentes sistemas de perforación en función del terreno existente
Gracias a la combinación de la ejecución de micropilotes con otras técnicas, Keller Cimentaciones ha resuelto obras de gran complejidad técnica de una forma económica y eficiente

Garantía de calidad

Keller Cimentaciones cuenta con equipos punteros de última generación, capaces de emplear entubación metálica recuperable evitando así derrumbes del terreno, con personal altamente cualificado y experimentado, lo que nos permite estar siempre en primera línea de productividad y calidad.

Keller Cimentaciones tiene una vasta experiencia en ensayos de carga en distintos tipos de terreno así como la capacidad de realizar diseños propios según las distintas condiciones del terreno y el proyecto.

Los tipos de prueba de carga más usuales para micropilotes son:

  • Ensayo de carga axial de compresión
  • Ensayo de carga axial de tracción
  • Ensayo de carga lateral
micropilotes-contencion-taludes

Estabilización de taludes con micropilotes